Principios activos en cosmética: Vitamina A

vitamina ALlamamos principios activos a aquellas sustancias a las que se debe el efecto, en nuestro caso cosmético, que queremos conseguir. Es muy importante la dosis del agente, así como las sustancias que lo acompañen. A veces dos principios activos son complementarios,y son necesarios ambos para obtener resultados, por ejemplo hay vitaminas que son necesarias en la síntesis de proteínas.

Los Principios activos pueden ser de origen químico, animal o vegetal, y según su composición los podemos dividir en varios grupos:

Vitaminas, Enzimas y Coenzimas, Péptidos y proteínas, Ácidos y Otros.

Las vitaminas:

Las vitaminas son sustancias fundamentales para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo. Las hay de origen animal y de origen vegetal, son catalizadores naturales en las reacciones químicas de nuestro organismo.

Podemos dividir las vitamínas en dos grandes grupos: hidrosolubles y liposolubles.

Las hidrosolubles se disuelven en agua y son de difícil almacenamiento en nuestro cuerpo. estre ellas se encuentran la C y las del grupo B

Las hiposolubles se almacenan en los tegidos, la grasa y el hígado, son las vitaminas A,E,D y K.

Vitamina A

Pertenece al grupo de las hiposolubles. Entre sus funciones cosméticas están las de ser un increible antioxidante, eficaz contra las arrugas y aporta firmeza a la piel. Ayuda a una correcta cicatrización, regula la producción de melanina ayudando a una correcta pigmentación. Se usa también en tratamientos para el acné.

La podemos encontrar en forma de retinol, de origen animal. Aunque es eficacísima, si se excede la dosis o en pieles sensibles puede provocar irritación. Es bueno acompañarla siempre de agentes hidratantes como el ácido hialurónico.

Los carotenos y betacarotenos, aunque no son exactamente vitamina A, promueven su producción y pueden ser de origen animal o vegetal. Los encontramos en aceites y mantecas como el aceite de zanahoria o la manteca de palma. En la mantequilla, su color amarillo se debe al pigmento del betacaroteno que adquieren las vacas a trvés de una alimentación en prado gracias a las flores. Los carotenos y beta-carotenos, podemos aplicarlos en nuestra piel, pero además debemos procurarnos una dieta rica en ellos. Además de sus beneficios antioxidativos son esenciales para una buena visión. ¿Dónde los encontramos? En vegetales de hoja verde como las espinacas, brócoli, pimientos, boniatos, Kale, calabaza… Y en frutas como el plátano, la manzana, melocotones, albaricoques…

Y de reciente descubrimiento tenemos el Bakuchiol procedente de la psorelea calyfolia, de origen vegetal, y de uso común en el continente asiático. Esta molécula está revolucionando el mundo de la cosmética ya que tiene los beneficios del retinol y no irrita la piel. Se están investigando sus propiedades para contrarrestar la descalcificación osea tras la menopausia con resultados muy prometedores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0